Entradas

Los mártires del Amor

Imagen
Jesús, escucho el gemido de los que te aman y no sienten tu Amor, de los pobres que no se sienten dignos de nada, y lloran porque no se atreven a acercarse a Ti. Jesús, mirándolos a ellos aprendo a amar, escuchándolos me lleno de esperanza, veo sus almas limpias que ellos ven turbias, y me imagino como los miras Tú. Sientes tanta ternura, compasión y Amor por ellos, que si se lo demostraras en un segundo morirían. Y no, su muerte es más lenta, son mártires de tu amor y ni siquiera lo saben. Su sangre unida a la tuya Jesús es la que salva el mundo, pero no lo saben y mientras vivan en este mundo no lo sabrán.

Hoy no quiero estar contigo Jesús

Imagen
Jesús, hoy es uno de esos días en los que me gustaría huir de Ti,   y se me ocurren mil razones para hacerlo.   Tal vez porque estoy harta de tanto silencio, de tanta aparente indiferencia, de tanto “siempre lo mismo”.   A veces me parece estar al lado de un enfermo en coma, que no me mira, no me habla y ni siquiera sabe que estoy allí.   Pero la diferencia es que no eres Tú, soy yo la que parezco estar enferma, y eres Tú Jesús quien vela por mí, y quien soporta mis reproches.   Eres Tú Jesús el que está a mi lado, soportando mi indiferencia, mi silencio, y mi “siempre lo mismo”.   Pero es que Tú no lo soportas, porque me amas, y estás conmigo por Amor.   Eres Tú Jesús el que amas y yo la que soporto. Por eso hoy me quedo también Jesús, no huyo, aunque tengo mil razones para hacerlo, me quedo Jesús, solo por amor, como Tú.

Jesús, ¿qué me pasa?

Imagen
  Jesús, no sé lo que me pasa, después de tanto tiempo sigo sin conocerme, me sorprende verme actuar así, pensar así, ¿quién soy yo Jesús?   Jesús, no sé lo que me pasa, tengo sentimientos que no sé de dónde vienen, pero están dentro de mí y eso me asusta, ¿quién soy yo Jesús?   Jesús, no sé lo que me pasa, hago lo que no quiero, lo que quiero no lo hago, ¿quién soy yo Jesús?   Jesús, no sé lo que me pasa, pero Tú lo sabes y me amas, solamente me pongo ante Ti, y te ofrezco todo lo que soy. Amén.

Los asintomáticos en la vida del espíritu

Imagen
  Jesús, hay almas tan pobres, que los demás las miran con desprecio  y no las tienen en cuenta. Cuando entran en una asamblea, no son invitados a ocupar los primeros puestos,   y algunas veces son expulsados. Jesús, hay pobres en el espíritu, cuyas palabras no son escuchadas, son mirados desde arriba, y ellos mismos , muchas veces, tampoco se aceptan. No tienen síntomas de ser “muy buenos”, y pasan desapercibidos, pero en su corazón arde un gran amor de Dios, y sin darse cuenta, ni ellos ni los demás, van transmitiendo este amor y calentando un planeta,  que se congela por el odio. ¡Bienaventurados los pobres en el espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos! Te pido Jesús saber reconocerles, te pido Jesús poder conocerlos, y contaminarme totalmente de su pobreza y de su amor. Amén.

¡Ten cuidado!

Imagen
  ¡Ten cuidado! Sé consciente de que algunas personas quieren empequeñecerte, para poder controlarte y dominarte.  Dios siempre quiere engrandecerte.  ¡Ten cuidado! No hagas depender tu valía personal de lo que otras personas piensen de ti, porque además de que no te conocen completamente, sus juicios están llenos de condicionantes y pasan por sus propios filtros.  Dios te conoce perfectamente, no tiene filtros, conoce tu potencial, y sobre todo te ama.  Las personas no conocen tu verdadero valor, y te aman como pueden, con sus limitaciones.  Dios es puro Amor, puro conocimiento, te ama como eres, y además para que puedas corresponder a su amor, te hace digno, te engrandece.  ¡Ten cuidado! Y sé consciente de todo esto para poder ser feliz.  Pero que este conocimiento no te lleve a alejarte de los demás, sino a relacionarte en verdad, a buscar el Amor en Dios y comunicar ese amor a los demás.  Hay una única fuente de Amor, vayamos todos a esa fu

Impotencia

Imagen
  Cuando mi pobreza queda tan patente ante mí y ante los demás, cuando me canso de pedir perdón porque sé que volveré a herir, cuando desconfío de los demás porque sé que me volverán a herir. Cansada de tantas manipulaciones de la verdad, cansada de tantas palabras hechas, falsas, cansada de fariseos y del fariseo que habita en mí. Deseando amar, ser amada, amarme, amarte a ti Jesús, y sin poder. Solo intento con todas las fuerzas de mi alma, aunque ya ni las palabras me salen, decirte Jesús que: Confío en Ti y en tu misericordia, Amén. 

Javier

Imagen
  Veo un niño caminando en un mundo inhóspito, es una luz entre las tinieblas, un rayo de amor entre tanto odio. Veo un niño con el rostro sonriente que a veces llora porque no entiende. Veo un niño que ama, que espera, que se ilusiona, que quiere ser amado y entendido. Veo un niño que sabe a quién acudir, que sabe quién le ama de verdad, le protege y reconoce. Ese niño encontró una niña que también buscaba lo mismo. Aquél que les protegía les unió. ¡¡¡Gracias!!!