Entradas

El dolor nos completa

Imagen
“Recuerdo que en Oxford, el año que me gradué, le dije a uno de mis amigos, una mañana en la que nos dirigíamos al Magdalen College, por unas calles estrechas por las que revoloteaban los pájaros, recuerdo que le dije que me gustaba probar los frutos de todos los árboles del jardín del mundo y que, con esta pasión en el corazón, me adentraba yo en la vida. Y así, según mi expresión, me adentré yo en la vida, y así viví.

Mi único error consistió en limitarme exclusivamente a los árboles que me parecían estar en la parte soleada del jardín y en evitar la zona de sombra y su lobreguez. El fracaso, la desgracia, la pobreza, el dolor, la desesperación, el sufrimiento y aún las lágrimas, las palabras que salen de los labios entrecortados por el dolor, el remordimiento que siembra de espinas nuestra senda, la conciencia que condena, la humillación voluntaria que castiga, la miseria que cubre la cabeza de ceniza, las angustias del alma que se visten con toscos lienzos y mezclan hiel en nuestra…

Carta a un desconocido

Imagen
Te escribo esta carta aunque sinceramente no creo que la leas ya que no le das ninguna importancia a lo que yo te pueda decir. Tal vez lo hagas por simple curiosidad. O seguramente la pongas junto con la publicidad del buzón que tienes almacenada en la mesa de la entrada. Es lo primero que haces cuando llegas a casa,  tirar los papeles y  el abrigo y quedarte un momento sintiendo todo el peso de tu soledad. Pero eso solo durante un momento porque luego todo empieza a llenarse otra vez. De mensajes, de sonidos, de pensamientos, de ritos y de ocupaciones. Lo llenarás todo y seguirás engañándote acerca de la vida, de ti mismo y de Dios.
Te has pasado la vida buscando ganar la vida y ahora la estás perdiendo. Y no es la vida física lo que pierdes sino tu viejo espíritu que está deseando morir para que crezcas. Y tú que sientes esta muerte crees que tienes que proteger tu vida y cuánto más la proteges más mueres, mas infeliz eres y tratas injustamente a los que te rodean. Y todo lo que ha…

¿Estoy solo?

Imagen
"Muchas veces me ocurre que voy caminando por la vida solo, aparentemente. Ahora salgo hacia el trabajo, ahora estoy en el tren, ahora estoy en el trabajo, ahora de regreso a casa. Voy solo. Estoy solo. ¿Voy solo y estoy solo?
A veces parezco estar en medio de una nube oscura. Nada parece tener sentido en mi vida. Lo que ayer me ilusionaba hoy me resulta trivial. Lo que ayer me causaba alegría hoy me es indiferente. ¿Qué me pasa? ¿Estoy tal vez pasando una crisis existencial?
En medio de este desconcierto busco a Dios. Quiero estar simplemente con Él. Lo demás me da igual.
Al andar hacia el tren ansío que Él me acompañe. En el tren quisiera hablar con Él. O simplemente estar junto a Él en silencio. Cuando llego a la iglesia quiero estar en silencio delante de Él. Pareciera que Él está allí, en el Sagrario, mientras yo me pongo ante Él a varios metros de distancia. Estoy solo,... ¿Lo estoy?
Mientras voy hacia el tren caminando Él va conmigo realmente. Mientras voy en el tren, Él …

La cárcel del Espíritu

Imagen
Los prejuicios, el afán de poder,
el miedo a perder el control,
la soberbia espiritual,
el no querer entregarlo todo,
el intelectualismo, el espiritualismo,
el iluminismo, muchos... ismos,
la resistencia a crecer,
la falta de formación,
los ídolos,
la falta de madurez afectiva,
el hasta aquí,
...
Son los barrotes de la cárcel.

Me quedo

Imagen
Te entrego Señor ese espacio de mi vida que desearía llenar con consuelos humanos y espirituales,
y cada vez que lo hago,
se hace más grande el espacio.
Te entrego Señor ese silencio
que me asusta escuchar,
y cada vez que lo apago
se hace más fuerte.
Te entrego Señor ese desierto que recorro,
esas dudas, esa insatisfacción.
No salgo corriendo,
me quedo,
te lo entrego.

¿Te lo dijo Dios?

Imagen
" Yo conocí una persona que, teniendo estas locuciones
sucesivas, entre algunas harto verdaderas y sustanciales que
formaba del Santísimo Sacramento de la Eucaristía, había algunas
que eran harto herejía. Y espántome yo mucho de lo que pasa en
estos tiempos y es que cualquiera alma de por ahí con cuatro
maravedís de consideración, si siente algunas locuciones de éstas
en algún recogimiento, luego lo bautizan todo por de Dios, y
suponen que es así, diciendo: "Díjome Dios"," respondióme Dios"; y
no será así, sino que, como habemos dicho, ellos las más veces se
lo dicen.
Y allende de esto, la gana que tienen de aquello y la afición que
de ello tienen en el espíritu, hace que ellos mismos se lo respondan
y piensen que Dios se lo responde y se lo dice. De donde vienen a
dar en grandes desatinos si no tienen en esto mucho freno y el que
gobierna estas almas no las impone en la negación de estas
maneras de discursos. Porque en ellos más bachillería suelen sacar
e im…

Hay algo

Imagen
Realmente no podemos corresponder al Amor de Dios más que con su propio Amor
si quitamos los obstáculos y lo recibimos.
Pero hay algo que sí podemos entregar a Dios, y que de alguna manera, sí nos corresponde sólo a nosotros, y es esto:
Una fe ciega, pura, desnuda,
que cree que de lo imposible surge lo posible, y de la muerte la vida.
Esta fe desarma completamente a Dios,
y crece a través de las dificultades y noches oscuras de nuestra vida.