Entradas

Mostrando entradas de enero, 2020

La cárcel del Espíritu

Imagen
Los prejuicios, el afán de poder,
el miedo a perder el control,
la soberbia espiritual,
el no querer entregarlo todo,
el intelectualismo, el espiritualismo,
el iluminismo, muchos... ismos,
la resistencia a crecer,
la falta de formación,
los ídolos,
la falta de madurez afectiva,
el hasta aquí,
...
Son los barrotes de la cárcel.

Me quedo

Imagen
Te entrego Señor ese espacio de mi vida que desearía llenar con consuelos humanos y espirituales,
y cada vez que lo hago,
se hace más grande el espacio.
Te entrego Señor ese silencio
que me asusta escuchar,
y cada vez que lo apago
se hace más fuerte.
Te entrego Señor ese desierto que recorro,
esas dudas, esa insatisfacción.
No salgo corriendo,
me quedo,
te lo entrego.

¿Te lo dijo Dios?

Imagen
" Yo conocí una persona que, teniendo estas locuciones
sucesivas, entre algunas harto verdaderas y sustanciales que
formaba del Santísimo Sacramento de la Eucaristía, había algunas
que eran harto herejía. Y espántome yo mucho de lo que pasa en
estos tiempos y es que cualquiera alma de por ahí con cuatro
maravedís de consideración, si siente algunas locuciones de éstas
en algún recogimiento, luego lo bautizan todo por de Dios, y
suponen que es así, diciendo: "Díjome Dios"," respondióme Dios"; y
no será así, sino que, como habemos dicho, ellos las más veces se
lo dicen.
Y allende de esto, la gana que tienen de aquello y la afición que
de ello tienen en el espíritu, hace que ellos mismos se lo respondan
y piensen que Dios se lo responde y se lo dice. De donde vienen a
dar en grandes desatinos si no tienen en esto mucho freno y el que
gobierna estas almas no las impone en la negación de estas
maneras de discursos. Porque en ellos más bachillería suelen sacar
e im…

Hay algo

Imagen
Realmente no podemos corresponder al Amor de Dios más que con su propio Amor
si quitamos los obstáculos y lo recibimos.
Pero hay algo que sí podemos entregar a Dios, y que de alguna manera, sí nos corresponde sólo a nosotros, y es esto:
Una fe ciega, pura, desnuda,
que cree que de lo imposible surge lo posible, y de la muerte la vida.
Esta fe desarma completamente a Dios,
y crece a través de las dificultades y noches oscuras de nuestra vida.



Mi reflexión para el año que empieza

Imagen
Jesús te ama,
es tu Salvador,
no busques la salvación en los hombres,
ni en el dinero,
ni siquiera en los bienes espirituales,
todo puede fallar...
Pero Jesús nunca falla,
aunque puede que duerma en tu tempestad,
es por un motivo.
Agárrate fuerte a Jesús,
ten esperanza y confianza ciega en Él,
siente su mano puesta en ti. 
Él nunca te deja.
Confía.
Ese es mi deseo para este año que comienza.