Mi reflexión para el año que empieza


Jesús te ama,
es tu Salvador,
no busques la salvación en los hombres,
ni en el dinero,
ni siquiera en los bienes espirituales,
todo puede fallar...
Pero Jesús nunca falla,
aunque puede que duerma en tu tempestad,
es por un motivo.
Agárrate fuerte a Jesús,
ten esperanza y confianza ciega en Él,
siente su mano puesta en ti. 
Él nunca te deja.
Confía.
Ese es mi deseo para este año que comienza.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Contigo o sin ti Jesús

En el silencio de la noche viene Jesús

Jesús, tú eres el mar donde flotan mis incertidumbres