La cárcel del Espíritu


Los prejuicios, el afán de poder,
el miedo a perder el control,
la soberbia espiritual,
el no querer entregarlo todo,
el intelectualismo, el espiritualismo,
el iluminismo, muchos... ismos,
la resistencia a crecer,
la falta de formación,
los ídolos,
la falta de madurez afectiva,
el hasta aquí,
...
Son los barrotes de la cárcel.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué el amor no es amado?

Cisternas rotas

¿Estoy solo?