No soy una heroína



Jesús, no soy una heroína, y me siento muy débil,
tengo miedo y angustia y no me importa reconocerlo.
Veo todo este dolor y muerte venir como una ola que no puedo esquivar,
y sé que debería bucear por debajo de ella confiando en Ti,
pero muchas veces me asalta por sorpresa y aparezco tirada en la orilla,
y después me levanto y veo venir otra ola.
Jesús, quiero reconocer ante Ti que no soy valiente,
que tengo miedo y que me gustaría despertarme y que todo esto fuera un sueño,
y cuando despierto cada mañana lo primero que hago es clamar a Ti,
y pedirte que nos ayudes a todos.
Me siento unida a toda la humanidad que sufre,
y a la vez tan pobre y tan carente de valor,
que me gustaría que las olas se fueran lejos,
y que Tú calmaras la tormenta.
No soy una heroína Jesús, y no sé si debería serlo,
pero me apoyo en tu humanidad divina y me acojo a la fuerza de tu Redención,
a tu gracia y misericordia infinita,
y confío en tus planes de salvación para todos.
Amén.

Comentarios

  1. Me parece muy bien la oración. Parte desde lo que tenemos en el ahora. Reconocer donde estamos y lo que sentimos y desde ahí me abro a la gracia. Esta parte "... me apoyo en tu humanidad divina"... me parece clave para anclarse en la oración. Gracias hermana, ánimo, te mando un abrazo fraterno invocando el Santo Nombre.

    ResponderEliminar
  2. Lei algo muy gratificante y en consonancia con lo que estamos viendo en las clases ,un pensamiento de Ibn Sina medico y filosofo persa " La imaginacion es la mitad de la enfermedad ; la tranquilidad es la mitad del remedio ; Y la paciencia , el comienzo de la cura .
    Pidamos a nuestro Señor en su Santo Nombre nos libere de la imaginacion , nos de tranquilidad y el don precioso de la paciencia.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Vengo a descansar en tu Corazón

Alma de Cristo, santifícame

¿Esta crisis nos hace más fuertes o más débiles?