No sé cómo alabarte


No sé cómo alabarte, ni qué decir Señor, me gustaría hacerlo, me dicen que lo haga, 

pero no puedo, lo siento.

No sé cómo alabarte, las palabras de alabanza no las logro articular, voy a hablar…,

y más bien tengo que coger aire porque no puedo respirar.

No sé cómo alabarte, lo intento, lo quiero, la alabaza es sanadora me dicen, 

y quiero sanar,pero lo único que consigo es tragar saliva porque se me hace un nudo en la garganta.

No sé cómo alabarte, ni qué decir Señor, ahora prefiero estar contigo preguntando a tu Padre,

mi Padre, por qué nos ha abandonado.

No sé cómo alabarte, ni qué decir Señor, no sé si hago bien,

pero no puedo hacer otra cosa.


Tú sabes, Tú puedes.

Hazlo Tú en mi Jesús.

 


Comentarios

  1. Que bueno poder expresarse así, en verdad, con confianza... Sin tener que aparentar que estamos bien... Esa es la confianza, el abandono... Y la verdadera alabanza! Gracias❤️

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias María Jesús! desde el alma humana, abierta a la acción Divina, que sinceridad !!!
    ¡¡Un abrazo en el Señor!!

    ResponderEliminar
  3. Muy buena expresión! Ética de abandono y estética en el dolor. Pues a mí me parece que el poema es pura alabanza. Un abrazo fraterno hermana, Cristo te guía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mario por tus palabras siempre reconfortantes, un abrazo

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Vengo a descansar en tu Corazón

¿Esta crisis nos hace más fuertes o más débiles?

La distancia entre nosotros