Misterio



La criatura humana vive inmersa en el misterio,

no se conoce a sí misma,

los demás se muestran impenetrables ante ella,

y su Creador también permanece oculto.

Se diría que la criatura es como un niño,

jugando al tesoro escondido,

sabiendo que su Padre al final,

le entregará el tesoro.

Y para jugar hay que ser un niño,

por eso solo los que son como niños entrarán en el reino de los cielos.


Comentarios

  1. Precioso María Jesús !!! Como siempre inspirada. Muchas gracias !
    Ante el misterio de la vida nos queda entregarnos como niños en los brazos de nuestro Creador. ¡¡¡Confiemos porque Él es todo Amor!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cuando cierro los ojos digo que no hay Luz

Una palabra tuya basta para sanarme

Una Navidad diferente