Jesús, te espero como un perrito

 


Me acuerdo de esa historia tan bonita de ese perro que esperaba todos los días en la estación a su dueño. Durante diez años fue a esperarle, pero su dueño estaba ya muerto. Los viajeros que pasaban por allí le alimentaban y le cuidaban y le llamaban el perro fiel y al final le hicieron una estatua en su honor. El perro se llamaba Hachiko.

Jesús me gustaría ser como ese perrito que todos los días te busca. Muchas veces en la oración me siento así, como si hubiera quedado contigo en un banco del parque, y voy allí, pero sé que no vas a venir. Y al día siguiente vuelvo a ir, y así un día y otro. Y sé que no vendrás, que no te veré, que no te oiré, pero tengo un gusanillo en el corazón, un amor que está encendido y que día a día se enciende más, aunque no aparezcas.

¿Será esta la advertencia amorosa de la que habla San Juan de la Cruz?

Espero que sí, Jesús, hasta mañana, te espero en el parque.

Amén.    

Comentarios

  1. perfecta la parábola y tal real como la misma vida...¡de oración!

    ResponderEliminar
  2. Me desanimo, me “distraigo” (será eso), me cuestiono si me atiende, si me escucha. Que cosa no me pasa por la mente. Sin embargo, no dejo de hacer oración, puede que las lecturas diarias las retrase etc. pero siempre las hago porque a pesar de todas esos sentimientos que pueda tener en mi cabeza tengo la CERTEZA de que está, de que me acompaña y me escucha (no importa mi ánimo).
    “Y esperare en la tormenta, aunque tardare tu respuesta yo confiaré en tu Provincia, Tú siempre tienes el control” canción de Jesús Adrián Romero.
    Un poco así! Gracias

    ResponderEliminar
  3. Si, muy linda esa película del perrito que esperaba a su amo, aunque no viniera, porque ya había fallecido el amo. Yo también quiero todos los días tener mi rato de oración y presencia de Dios a lo largo del día, eso es más fácil porque uno todo lo puede consultar con El, Jesús!!

    ResponderEliminar
  4. En oración se puede estar en cualquier momento del día y situación. Pero el olvido involuntario de Su Presencia me permite obrar por mi cuenta. Gracias a que El permanece fiel es fácil el encuentro, continuando de una y otra forma el tipo de oración y trato con el Señor. Es una delicia aún no sintiendo nada, hacer por mantener las formas de unión sabiendo que dependo y lo deseo y espero todo de Su Amor, ése ideal me atrae y empuja cada vez más...

    ResponderEliminar
  5. Si,así me encuentro yo,tantas veces buscando a Dios, pensando en él,y viendo pasar a tantas personas sumergidas en otras cosas y no comprendo como pueden vivir así y yo tampoco me comprendo.Es que soy diferente?no, pero mi objetivo es otro.
    Mi fin es El Dios de La Vida.Lo persibo,creo encontrarlo,y sin embargo, sigo buscando. . . .
    Tengo sed de Dios,como tierra reseca,agotada sin agua!!!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Contigo o sin ti Jesús

En el silencio de la noche viene Jesús

Jesús, tú eres el mar donde flotan mis incertidumbres