Jesús, Tú lloras por mi

Jesús, gracias por dejarme llorar en tu hombro,

gracias porque me quejo y tu me escuchas y no te importa.

Gracias porque no tengo que demostrar heroicidades ante ti,

aunque es verdad que a veces para vivir tengo que ser heroica.

Y es que no soy más que una niña asustada

que has dejado sola en el patio del colegio,

deseando que arranque a jugar con otros niños.

Y tú me vigilas desde lejos

pero sin manifestar tu presencia,

porque quieres que lo haga sola,

por mi bien Jesus.

Lo sé, pero aun así te grito que vengas.

Y no te importa, me dejas gritar.

Y la Virgen también me mira y llora,

y Tú lloras Jesús.

Y estoy deseando que vengáis a buscarme,

cuando lo consideréis adecuado,

pero que sea ya Jesús.

Jesús, María, os quiero. Amén.

Comentarios

  1. Es precioso y es verdad a veces le entran a uno ganas de que venga a por ti para estar a su lado aunque sabemos que Jesús y su madre la Virgen Santísima están a nuestro lado siempre

    ResponderEliminar
  2. Hola que tal buenas noches,se que lo que voy a decir está mal pero eso es lo que yo quisiera que así fuera, sería todo un honor y gloria estar junto a DIOS y la virgen MARÍA,pero por el momento además de que todavía no estoy preparado xq quiero enderezar mi vida espiritualmente, quiero pasar muchos años más disfrutando de mi familia y de todo lo que esté a mi alcance, saludos y bendiciones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente el significado es que la Virgen y Jesús vengan en auxilio de la desolación del alma y no un deseo de morir. Yo también deseo vivir y amo la vida que Dios me da. Un abrazo

      Eliminar
  3. Me ha emocionado y encantado!!
    Sé que Jesús y mi Madre del Cielo están siempre conmigo y cuando temo les invoco y agarro mi cruz y mi escapulario y se me pasa el miedo.

    ResponderEliminar
  4. Preciosa carta de Sor Isabel de la Trinidad.
    Yo, cuando siento miedo me pongo a rezarles al Señor y a la Virgen,me embriaga una paz inmensa, sé que ellos están conmigo siempre porque me aman mucho.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cuando cierro los ojos digo que no hay Luz

Una palabra tuya basta para sanarme

Una Navidad diferente