Contigo o sin ti Jesús

 


Jesús, no entiendo, te digo, y me dices, deja de intentar razonar,

deja de litigar, deja de revolverte, pequeña mía.

Jesús, te digo, el sufrimiento contigo, vale lo acepto,

pero sin Ti es intolerable.

Y dices, “Mi yugo es suave y mi carga ligera”

Y yo te digo Jesús, para mí no lo es,

quisiera no tenerlo Jesús.

Porque el sufrimiento contigo lo acepto,

pero sin Ti, sin tu consuelo…

Y tú Jesús no tuviste tampoco consuelo,

así que algo va mal en mí.

Y Tú Jesús me dices, déjalo ya, hija mía,

deja de intentar razonar, deja de litigar, deja de revolverte.

Ayúdame, Jesús, quiero entregarme del todo,

ojalá pudiera abandonarme al Padre como hiciste Tú.

Ayúdame Jesús, quiero abrirme a la gracia.

Amén.  

Comentarios

  1. Maravilloso el poema de Santa Teresa!!
    Le he pedido al Señor hacerlo también mío.
    El dolor siempre me ha acercado a Jesús y también la alegría.
    Dios mío; qué jamás me aparte de Ti!!
    Amén

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Señor hace tiempo te pedí un corazón lleno de amor y de alegría una alegría q contagie a todos mis hermanos amen

      Eliminar
  2. Es hermosa la poesía y muestra tanta valentía, seguiré pidiendo al Señor, hasta que descubra esa valentía en mí.

    ResponderEliminar
  3. En verdad te digo Señor donde mi vida te de mayor Gloria sea para Ti, si en la miseria o en la opulencia donde mayor Gloria señor sea para Ti Señor, en la salud o en la enfermedad donde mayor gloria sea pata Ti Señor . Todo en ti, para ti y por ti y sin ti Señor nada .

    ResponderEliminar
  4. Señor Gracias por tanto calma mi enojo hacia aquellas personas que difamaron sobre mi y mi familia Señor calma mi enojo...dame paz para perdonar a los que hieren Señor te amo ...No permitas que te defraude Amen

    ResponderEliminar
  5. Jesús, Amado de mí alma, en la noche de oración en el huerto de Getsemaní no hubo nadie que te alcance consuelo. Nadie te acompañó, y yo reclamo tu consuelo y presencia. Gracias por estar conmigo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

En el silencio de la noche viene Jesús

Jesús, tú eres el mar donde flotan mis incertidumbres