No puedo beber tu cáliz


 Jesús, querido Jesús, no puedo beber tu cáliz.

Lo he intentado, lo intento, pero no puedo.

Y te amo Jesús, o eso creo, pero si no puedo seguirte, ¿qué haré?

¿A dónde iré Jesús, si para seguirte tengo que beber tu cáliz y no puedo?

No quiero ir a ningún otro lugar, nada me interesa , sólo Tú,

pero vas a un sitio oscuro, frío, lleno de dolor.

Jesús me dice, hija mía, no es así, estás equivocada,

Yo voy a la Luz, a la Gloria, al seno de mi Padre que es todo Amor.

Y ya sé que no puedes beber mi cáliz,

de eso se trata , de que no puedas , de que confíes, de que me sigas.

Sígueme por Amor, que tu guía sea el Amor, yo cargaré la Cruz contigo,

No lo notarás si solo me miras a Mí, querida, ven amada mía.

Amén.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cuando cierro los ojos digo que no hay Luz

El Espíritu Santo ora en mí

Una palabra tuya basta para sanarme