En el silencio de la noche viene Jesús

 


Querido Jesús,

Tú vienes desnudo e indefenso en el silencio de la noche.

Si no tuvieras a José y a María no podrías sobrevivir.

Desde que viniste a la tierra te pusiste a disposición de los hombres,

para que hicieran contigo lo que quisieran,

amarte y cuidarte o despreciarte y matarte.    

Querido Jesús,

viniste sin protección, a pecho descubierto,

para morir por nosotros, para salvarnos.

Y ese niño que temblaba de frío y tenía hambre,

solo podía esperar a que alguien le atendiera.

Así también me siento yo muchas veces,

llorando,  con frío, en la noche , muy pobre , y con hambre de Dios.

Esperándote a Ti Jesús, que tan bien me entiendes.

Te espero Jesús.

Amén.  

Comentarios

  1. Jesús en ti esperó para salvar mí alma y que tú espíritu Santo me guíe hasta a ti amado Jesús

    ResponderEliminar
  2. Esperándote a Ti Jesús, que tan bien me entiendes cuando no me entiendo ni yo. Que el Señor haga su voluntad en nuestros corazones en esta Navidad. Muchas gracias por toda tu labor María Jesús.

    ResponderEliminar
  3. Gracias , cómo me gusta leer o escuchar sobré Juan de la Cruz , aunque mucho no entienda siento q algo me envuelve y me seduce el corazón q me enamora ,y me ayuda mucho en este camino q quiero seguir ,muchas cosas cuesta pero quiero seguir perseverando gracias !!!!!

    ResponderEliminar
  4. Amén. Gracias siento mi corazón lleno de emociones y lágrimas en mis ojos por este hermoso y sublime video. Cómo San Juan de la Cruz nos invita a ver la muerte como el paso de esta vida al encuentro con nuestro SEÑOR JESÚS y por él, al Padre Celestial.
    Dios los bendiga en abundancia. Gracias
    Saludos...Fuertes abrazos

    ResponderEliminar
  5. Me entrego a Ti Jesús Niño, indefensa, inquieta... Pero con la certeza de tu Amor total por mi y por toda la humanidad. Jesús, te arropo con mi indignidad, mi pobreza espiritual...Quiero beber de Ti. Amén

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Contigo o sin ti Jesús

Jesús, tú eres el mar donde flotan mis incertidumbres