Jesús, el pastor silencioso

    

Querido Jesús soy tu ovejita que tiembla de miedo porque el lobo está cerca,

y no oigo tu silbo amoroso , no te oigo reprender al lobo,

me encuentro sola y rodeada de peligros, Jesús.

Querido Jesús, creo que tu silbo amoroso es silencioso pero potente,

y yo no lo oigo, pero sí lo oye el lobo,

que me sigue de cerca, pero no se atreve a hacerme nada.

Jesús, eres un pastor peculiar, a veces silencioso e invisible.

Y yo soy una oveja ciega, sorda y que no sabe a dónde va,

pero es conducida por el amor.

Tengo miedo Jesús, quiero oir tu silbo,

quiero ver tu figura,

quiero dejarme salvar.

Amén.   

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Espíritu Santo ora en mí

Jesús, tú eres el mar donde flotan mis incertidumbres

La conversación