¿Esta crisis nos hace más fuertes o más débiles?



Esta sociedad en la que vivimos ya estaba enferma antes de la pandemia, y yo creo que eso nadie lo puede dudar, aunque tal vez sí se trate de olvidar y de ocultar. Y esta sociedad con esta enfermedad profunda, que afecta a los valores más importantes del ser humano y a su madurez, nos quiere hacer creer que cuando salgamos de esta crisis seremos más fuertes. Es un eslogan que me canso ya de oír. 

No se trata de ser más fuertes con una fortaleza falsa basada en la prepotencia y en creer que el hombre puede superarlo todo. Una fortaleza que no pone su fundamento en la trascendencia no es fortaleza. No es mas que seguir engañándose y no aprender nada de lo que esta crisis profunda nos quiere hacer ver. No se trata solo de resistir, no es eso, es entrar de lleno en la crisis, sin evasiones, y aprender todas las lecciones que quiere dejarnos. Solo así podría tener un poco de sentido lo de ser más fuertes. Pero sin este aprendizaje seguiremos creyendo que somos fuertes, incluso más que antes, y seguiremos creyendo que somos independientes de la divinidad y que somos dueños de la naturaleza. 

El verdadero aprendizaje, la verdadera lección, será descubrir nuestra debilidad, nuestra dependencia del Creador, la necesidad que tenemos de ayudarnos unos a otros y de respetar la naturaleza. Descubrir que somos débiles, que nos equivocamos, que cometemos el mal pero que también somos capaces del bien. Descubrir que la vida es muy frágil y que no nos pertenece, ni la nuestra, ni la de los demás

Si el hombre aprendiera alguna de estas lecciones sí podríamos decir que somos fuertes, fuertes en Dios, un Dios que nos ama y que nos ayuda. Y sin olvidar nunca la importancia de la oración, la gran arma que nos ayudará a ganar todas las batallas. 

Debilidad del hombre, fortaleza de Dios, y el canal de comunicación entre ambos, la oración. Ahí está toda nuestra esperanza.

Comentarios

  1. Eso pienso yo también. Al menos en lo particular tratemos de hacerlo así.
    De la sociedad en general, cierto, salvo algunas bellísimas personas.
    Saludos y bendiciones.

    ResponderEliminar
  2. Realmente asi es, me contagie de Covid, en mi país, y este tiempo que tengo aislada, solo pienso en que al regresar con los míos, quiero ser más humilde, aceptar a los demás comonson, o cuestionar sus acciones, ni juzgarlos, porque debemo aceptarlos tal cual son, el poco tiempo que estuve compartiendo cuando me diagnosticaron, no me juzgaron ni me dijeron que era irresponsable por haberme contagiado y que los pondria en riesgo, si no que me atendieron procuraron hacerme sentir querida y acompañada a pesar de eatar separada de todos. Ahora estoy en un hotel hospital y puedo ver todo el amor de tantas personas. Eso me compromete que al salir debo dar más de mi.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por poner en palabras mis ideas sobre este momento. Bendiciones

    ResponderEliminar
  4. Realmente son tiempo de aprendizaje y la pandemia nos ha llevado a buscar mas de Dios el caso es que cuando salgamos de la pandemia sigamos con Jesús en nuestro corazón pidiendo al espíritu santo por el prójimo y sus necesidades entre ellas sus enfermedades corporales y espirituales que no dejemos de comunicarnos con Dios y su espíritu que el se encarga de solucionar nuestro rollos y para evangelizar todo nuestro entorno

    ResponderEliminar
  5. Si en la Fortaleza esta Dios.Amen Gracias!Padre Celestial!Todopoderoso Omnipresente.Todopudiente.

    ResponderEliminar
  6. En su Fortaleza Dios.Gracias!Amen Gloria a Dios al Padre.Amen Gracias!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Una palabra tuya basta para sanarme

Cuando cierro los ojos digo que no hay Luz

Una Navidad diferente