Ha llegado la hora


Ha llegado la hora en que he comprendido

que lo tengo que hacer

es dejar de buscar consuelo,

y simplemente aceptar, afrontar, como hizo Jesús.

Además, consuelo, ¿dónde?

¿En las personas?, raramente lo encontraré,

y si lo hago será por casualidad, solo por un momento,

y será pasajero,

y a veces será un consuelo que se convierte en amargura.

¿Y en Jesús?, tampoco,

si Él me lo quiere dar, pues bien,

pero no esperarlo como si fuera un derecho,

porque Jesús es el Bien en sí mismo,

y ya se me ha dado.


Comentarios

  1. Hola María Jesús! menuda meta te pones, ya que dejar de buscar consuelo es casi desaparecer nosotros para que solo Dios sea. En todo caso, a través de nosotros. Tus textos denotan extrema honestidad y en ese sentido, son muestra de un proceso espiritual "en vivo". Nuestras oraciones y buenos deseos contigo. Abrazo fraterno en Cristo Jesús.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras que salen de un corazón grande y generoso.En corazones así si se encuentra consuelo.Un abrazo.

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. En la medida de la discreción que un sitio público permita, quisiera preguntarte, ¿cómo has llegado ha comprenderlo? Porque yo diría que lo "entiendo" con la razón, pero no logro "comprenderlo" con el corazón. Y aún no logro "hacer" el dejar que Dios "haga" en mi, que el sea mi Todo. Heraldo.

    ResponderEliminar
  4. Yo tampoco lo logro, es un camino, los santos habrán llegado a eso digo yo, en realidad solo expreso sentimientos y deseos, el lenguaje es más poético más que nada por eso, no sé puede interpretar literalmente, muchas gracias, un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Una palabra tuya basta para sanarme

Cuando cierro los ojos digo que no hay Luz

Una Navidad diferente