Cuando cierro los ojos digo que no hay Luz

 


Jesús, perdona cuando digo que no estás conmigo,

y es que tengo los ojos cerrados,

y entonces digo que no hay luz.

Abriré los ojos a tu Luz.

Para abrir los ojos a tu Luz,

apagaré mis potencias,

renunciaré a entender,

confiaré solo en Ti.

De todas formas, no tengo otra salida

no tengo otra perspectiva,

no encuentro otra solución.

Desde mi radical impotencia,

solo cabe volverme a Ti.

Es en la oscuridad de mi desesperación,

donde brilla tu luz Jesús.

Amén.


Comentarios

  1. Hola! Tu misma autenticidad y verdad para ver lo que ocurre es ya la luz que está y que viene a la vez. Uno al final, termina agradeciendo cada momento de impotencia. Nos abre a la luz como tu bien comentas en el texto. Un abrazo en Cristo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, muy honrada por la visita de vuestro gran blog. Un abrazo

      Eliminar
  2. Que Dios te bendiga y tu forma de evangelizar desde hoy lo voy hacer en el blog de los adultos y adultas mayores le pidere a Jesús que me dé la luz para hacerlo en el soberano mayor

    ResponderEliminar
  3. Hola gracias por esta maravillosa oración pues has realizado una descripción de mi pequeñez y de mi impotencia.Con todo y sin nada gloria a DIOS por las maravillas de su amor

    ResponderEliminar
  4. Hola. Me gustaría saber tips para entender y comenzar la oración mental
    Gracias

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Alma de Cristo, santifícame

Vengo a descansar en tu Corazón

En Getsemaní