Ni vino ni agua

 


Jesús tu sabes que no tengo agua para que la transformes en vino,

bueno es que ni siquiera tengo tinajas…

Y si la tinaja soy yo, como estoy llena de agujeros,

no puedo contener el agua,

pero da igual porque como ya he dicho no tengo agua.

Veo que sonríes Jesús, y sí es que es gracioso,

ni agua, ni vino, ni tinaja, ni sirvientes.

Y por si fuera poco tampoco tengo mucha fe,

pero algo sí tengo, aunque no tanta como un grano de mostaza.

Pero sobre todo tengo a la Virgen,

a mi lado , que te dice:

"Mírala, no tiene vino, ni agua, ni tinaja…"

Y si ella lo dice, el milagro se hará.

Amén

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El Espíritu Santo ora en mí

Jesús, tú eres el mar donde flotan mis incertidumbres

La conversación