Flotar



Dices que me aleje de la orilla y entre dentro en las aguas profundas,
y yo lo hago porque en la orilla el mar está alborotado y las olas arrastran basura.
Entro y nado hacia Ti, pero cuanto más me acerco más te alejas.
Hay mucho silencio y oscuridad y estoy a punto de salirme otra vez,
quisiera hacerlo, pero ya no puedo, y en realidad no quiero porque tu voz me atrae.
Así que me quedo aquí e intento nadar, pero a veces me desespero,
lucho contra la corriente y empiezo a ir a la deriva.
Así que me doy cuenta de que no puedo hacer nada, solo estar quieta y flotar,
fluir con el movimiento de tus aguas  que son aguas de vida y paz.  

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuando cierro los ojos digo que no hay Luz

Compréndeme tú a mí Jesús

Una palabra tuya basta para sanarme