Sed del Espíritu


La sed del Espíritu Santo
no se acaba de saciar,
cada gota de agua
va ensanchando más el alma, 
y a medida que ésta se va vaciando
de todo aquello que no la llena,
va creciendo la sed.
La sed del Espíritu Santo
enciende un fuego en nuestro interior,
y cada gota de agua
se pierde en la llama y la aviva, 
y entonces la pobre alma vaga por este mundo,
buscándole por todas partes,
en todos los rostros y palabras,
deseando ser quemada en su fuego
y ahogada en su agua.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuando cierro los ojos digo que no hay Luz

Compréndeme tú a mí Jesús

Una palabra tuya basta para sanarme