Impotencia

 

Cuando mi pobreza queda tan patente ante mí y ante los demás,

cuando me canso de pedir perdón porque sé que volveré a herir,

cuando desconfío de los demás porque sé que me volverán a herir.

Cansada de tantas manipulaciones de la verdad,

cansada de tantas palabras hechas, falsas,

cansada de fariseos y del fariseo que habita en mí.

Deseando amar, ser amada, amarme,

amarte a ti Jesús,

y sin poder.

Solo intento con todas las fuerzas de mi alma,

aunque ya ni las palabras me salen,

decirte Jesús que:

Confío en Ti y en tu misericordia,

Amén. 


Comentarios

  1. que hermoso.. y que tan cierto es!!

    ResponderEliminar
  2. Absolutamente hermoso, siento esas palabras en mi alma y en mi corazón, soy consciente de que así sucede por la comunión entre nosotros como hermanos en Cristo. Y eso me basta para entender que sus palabras, son obra del Espíritu Santo, que a través de usted también habla al Padre por nosotros. Dios le bendiga infinitamente por compartir esa experiencia de Vida en Jesús nuestro Señor. Amén.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido con el escrito de María Cristina Dios bendiga a todos los integrantes de esta comunidad

      Eliminar
  3. Llénanos de fe en esta noche oscura, que solo tu Amor nos sostiene, Señor.
    ¡Confío en Ti y en tu misericordia.!
    Gracias María Jesús.
    Que la llama de Amor viva siga ardiendo en tu corazón.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Vengo a descansar en tu Corazón

Alma de Cristo, santifícame

¿Esta crisis nos hace más fuertes o más débiles?