Los asintomáticos en la vida del espíritu

 


Jesús, hay almas tan pobres,

que los demás las miran con desprecio

 y no las tienen en cuenta.

Cuando entran en una asamblea,

no son invitados a ocupar los primeros puestos,

 y algunas veces son expulsados.

Jesús, hay pobres en el espíritu,

cuyas palabras no son escuchadas,

son mirados desde arriba,

y ellos mismos , muchas veces, tampoco se aceptan.

No tienen síntomas de ser “muy buenos”,

y pasan desapercibidos,

pero en su corazón arde un gran amor de Dios,

y sin darse cuenta, ni ellos ni los demás,

van transmitiendo este amor y calentando un planeta, 

que se congela por el odio.

¡Bienaventurados los pobres en el espíritu,

porque de ellos es el Reino de los Cielos!

Te pido Jesús saber reconocerles,

te pido Jesús poder conocerlos,

y contaminarme totalmente de su pobreza y de su amor.

Amén.


Comentarios

  1. Que bello el texto! "Contaminarme totalmente de su pobreza y amor"... claro que sí. Un abrazo hermana, Cristo te lleva la pluma o los dedos sobre el teclado :)

    ResponderEliminar
  2. Amén, quiero contagiarme de ese gran amor a Dios, para esparcir el aroma y el amor de Dios, como una estela que vaya iluminando y calentando los corazones de los que pasan por la vida sin sentido.

    ResponderEliminar
  3. El amor de Dios es tan grande que llega a todos nosotros sin q nos dieramos cuenta, pero que en muchas ocasiones no lo aceptamos mas bien esperamos atravesar algun problema para solicitar su mano amorosa.

    ResponderEliminar
  4. Quiero contaminarme de su pobreza de espíritu y de su amor a Dios

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Contigo o sin ti Jesús

En el silencio de la noche viene Jesús

Jesús, tú eres el mar donde flotan mis incertidumbres