Javier

 


Veo un niño caminando en un mundo inhóspito,

es una luz entre las tinieblas,

un rayo de amor entre tanto odio.

Veo un niño con el rostro sonriente

que a veces llora

porque no entiende.

Veo un niño que ama, que espera, que se ilusiona,

que quiere ser amado y entendido.

Veo un niño que sabe a quién acudir,

que sabe quién le ama de verdad,

le protege y reconoce.

Ese niño encontró una niña que también buscaba lo mismo.

Aquél que les protegía les unió.

¡¡¡Gracias!!!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Vengo a descansar en tu Corazón

Alma de Cristo, santifícame

¿Esta crisis nos hace más fuertes o más débiles?