Entradas

No puedo beber tu cáliz

Imagen
  Jesús, querido Jesús, no puedo beber tu cáliz. Lo he intentado, lo intento, pero no puedo. Y te amo Jesús, o eso creo, pero si no puedo seguirte, ¿qué haré? ¿A dónde iré Jesús, si para seguirte tengo que beber tu cáliz y no puedo? No quiero ir a ningún otro lugar, nada me interesa , sólo Tú, pero vas a un sitio oscuro, frío, lleno de dolor. Jesús me dice, hija mía, no es así, estás equivocada, Yo voy a la Luz, a la Gloria, al seno de mi Padre que es todo Amor. Y ya sé que no puedes beber mi cáliz, de eso se trata , de que no puedas , de que confíes, de que me sigas. Sígueme por Amor, que tu guía sea el Amor, yo cargaré la Cruz contigo, No lo notarás si solo me miras a Mí, querida, ven amada mía. Amén.

Contigo o sin ti Jesús

Imagen
  Jesús, no entiendo, te digo, y me dices, deja de intentar razonar, deja de litigar, deja de revolverte, pequeña mía. Jesús, te digo, el sufrimiento contigo, vale lo acepto, pero sin Ti es intolerable. Y dices, “Mi yugo es suave y mi carga ligera” Y yo te digo Jesús, para mí no lo es, quisiera no tenerlo Jesús. Porque el sufrimiento contigo lo acepto, pero sin Ti, sin tu consuelo… Y tú Jesús no tuviste tampoco consuelo, así que algo va mal en mí. Y Tú Jesús me dices, déjalo ya, hija mía, deja de intentar razonar, deja de litigar, deja de revolverte. Ayúdame, Jesús, quiero entregarme del todo, ojalá pudiera abandonarme al Padre como hiciste Tú. Ayúdame Jesús, quiero abrirme a la gracia. Amén.  

Es Jesús

Imagen
  Jesús mío hoy te voy a recibir, y es lo más importante que voy a hacer, y es lo que me anima y consuela, eres el faro que ilumina mi oscuridad. Jesús, hoy te voy a recibir, y cuando el sacerdote se vaya acercando a mí, mi corazón empezará a latir con fuerza, "es Jesús, Jesús en persona quien viene". Eres Tú, Jesús vivo, resucitado, lleno de Amor, el Amor de los amores quien viene a mí. Y yo pienso, ¿no es para desmayarse? Ahora que estoy tan débil Jesús, me doy más cuenta de que eres Tú, es mi pobreza quien me ayuda a descubrirte, es la Cruz la que hace que mis ojos vean. Gracias Jesús.

Jesús, Tú lloras por mi

Imagen
Jesús, gracias por dejarme llorar en tu hombro, gracias porque me quejo y tu me escuchas y no te importa. Gracias porque no tengo que demostrar heroicidades ante ti, aunque es verdad que a veces para vivir tengo que ser heroica. Y es que no soy más que una niña asustada que has dejado sola en el patio del colegio, deseando que arranque a jugar con otros niños. Y tú me vigilas desde lejos pero sin manifestar tu presencia, porque quieres que lo haga sola, por mi bien Jesus. Lo sé, pero aun así te grito que vengas. Y no te importa, me dejas gritar. Y la Virgen también me mira y llora, y Tú lloras Jesús. Y estoy deseando que vengáis a buscarme, cuando lo consideréis adecuado, pero que sea ya Jesús. Jesús, María, os quiero. Amén.

Jesús hazme caminar sobre las aguas

Imagen
Jesús, en estos momentos de dolor, no quiero mirar hacia adelante porque veo unas olas muy altas, tampoco quiero mirar hacia atrás porque veo que estoy ya muy lejos de la orilla. No puedo volver atrás, y no sé hacia dónde voy,  tengo miedo Jesús, mucho miedo. He perdido el control de la situación, porque resulta que voy andando por el agua, y los demás me miran como si estuviera loca, y yo misma lo pienso muchas veces. ¿Por qué no puedo yo andar sobre tierra firme como los demás? No sé , tal vez porque me has llamado. Y aquí estoy yo a punto de ahogarme, fijando la mirada en ti que eres mi flotador. ¡Jesús, hazme caminar sobre las aguas! Amén. 

Canciones de amor en mi alma

Imagen
  Jesús, ya no oigo ni tu hilo de voz, silencio total en mi alma, pero no es verdad que el silencio esté en mi alma,  está en mis sentidos. Debo buscar hacia adentro, porque en mi alma hay sonido, el dulce musitar de las palabras amorosas de Jesús. Quiero entrar más adentro, donde habita tu palabra poderosa,  tu fuerte voz que hace que las aguas se calmen en la tempestad, tu voz de amigo que sacó a Lázaro de la tumba. Con mis sentidos no te oigo, pero en mi alma tu voz canta canciones de amor. Jesús, Amén. 

Solo quiero escuchar tu voz Jesús, aunque apenas la oiga.

Imagen
 Jesús, en una parte de la balanza pongo esas voces en mi interior que me engañan, diciéndome que no puedo, y que Tú no estás conmigo.  En esa misma parte pongo, la desesperanza, el miedo, las dudas, y el desamor, y todo lo que no me produce paz. En la otra parte de la balanza pongo tu voz, que entre tantas voces engañosas parece no escucharse. Pongo tu voz, te escucho a Ti Jesús, y la balanza se inclina a tu favor hasta el infinito, y lo que hay en la otra parte me doy cuenta de que no pesa,  porque es solo humo.  Jesús, escucho tu voz, aunque ahora la oiga muy débil. Apuesto por ti Jesús. Amén.