Entradas

Seminario de Vida en el Espíritu para sacerdotes

Imagen
Si eres sacerdote o conoces un sacerdote que quiera vivir una nueva renovación en el Espíritu Santo: "Los  Seminarios de Vida en el Espíritu  son momentos de gracia en sobreabundancia, encuentros transformadores con el Señor donde; en un clima de alabanza y adoración a nuestro Dios, invocaremos al Espíritu Santo para que realice un nuevo Pentecostés en cada uno de nosotros. ¡Y Dios, fiel y todopoderoso, cumplirá su promesa!: " Y todos quedaron llenos del Espíritu Santo ." (Hch 2,4)" Os podéis inscribir aquí: https://rcc-es.com/sve-rcce/2877-sve-para-sacerdotes

Creo mi Dios ¡y basta!

Imagen

En Getsemaní

Imagen
  Jesús, siento que estés aquí solo, sin nadie que te consuele. Yo también me siento así ahora, atrapado, rodeado de tinieblas, esperando la muerte, sin salida, roto por dentro, traicionado, confundido, asustado. Jesús, si yo siento este dolor y soy solo yo, y Tú cargaste con el dolor de todos, no alcanzo a comprender como será tu dolor, quisiera consolarte, pero no puedo abarcar tu dolor, es infinito como lo es también tu Amor. Así que me dejo envolver por la infinitud de tu Amor, que me consuela, que me acompaña. Mi dolor en tu carga de dolor es solo una diminuta partícula, pero para mí es también infinito. Así que uno mi dolor infinito al tuyo, y nos quedamos reposando en ese Amor infinito del Padre que todo lo sana, que todo lo consuela, y que nos resucitará a los dos. Amén.    

El péndulo

Imagen
  Jesús, a veces tengo la sensación de que te digo lo que tienes que hacer conmigo, y me equivoco, y voy de un lado a otro como un péndulo, buscando el equilibrio, buscando la serenidad. Pero no puedo evitarlo y subo y bajo, voy a la izquierda y a la derecha, sin saber si te busco a Ti o me busco a mí. Y mi pobre entendimiento intentando guiarme, pero perdiéndome una y otra vez. Y entonces cuando mi angustia va creciendo y ya sí que no sé para donde tirar, y me quedo como ciega y paralizada, entonces no tengo más remedio que dejarme guiar. Y ya no me busco a mí, solo te busco a Ti, porque tengo miedo y no veo nada. Jesús, te encuentro en la incertidumbre, en la inseguridad y en la pobreza. Jesús, Tú eres el Alfa y la Omega. Amén.

Compréndeme tú a mí Jesús

Imagen
Jesús, por favor, deja  que me queje un poquito, necesito desahogar mi corazón, tantas asechanzas del mal, tantas dificultades, resistencias, dolores físicos, emocionales, tensiones, dudas, decepciones, miedos… Jesús, y tú, siempre callado, siempre dormido en la barca,   más lejos que la galaxia más lejana, compréndeme tú a mí Jesús. Es posible que yo me comporte como una niña mimada, que quiere mimos y consolaciones, es posible. Pero por lo menos deja Jesús que desahogue mi corazón, deja que me queje un poquito Señor, compréndeme tú a mí Jesús.

Cuando cierro los ojos digo que no hay Luz

Imagen
  Jesús, perdona cuando digo que no estás conmigo, y es que tengo los ojos cerrados, y entonces digo que no hay luz. Abriré los ojos a tu Luz. Para abrir los ojos a tu Luz, apagaré mis potencias, renunciaré a entender, confiaré solo en Ti. De todas formas, no tengo otra salida no tengo otra perspectiva, no encuentro otra solución. Desde mi radical impotencia, solo cabe volverme a Ti. Es en la oscuridad de mi desesperación, donde brilla tu luz Jesús. Amén.

Desde mi vacío te invoco Jesús

Imagen
  Jesús, desde mi vacío te invoco, no sea yo defraudado, atiende a la voz de mi súplica. Desde mi afectividad dañada te invoco Jesús, desde este hueco que existe en mi corazón, y que cada vez se hace más grande. Si no lo llenas Tú, ¿quién lo llenara? Ven Jesús, de rodillas te pido, sácame de este destierro, solo tu abrazo me dará la vida. Desde lo profundo a ti grito Jesús, no me quites tu Santo Espíritu. Tú estás con los pobres, ¿por qué no estás conmigo entonces? Ven Señor Jesús